relax salamanca

Muchas personas a menudo acuden a spas y balnearios en busca de relajación. En busca de ese momento zen que les evade del estrés, y me parece muy bien pero no soy una persona que suela hacer ese tipo de cosas, una por falta de tiempo y otra porque siempre pensé que era un hobby caro, y me equivoqué.

Así que hoy tengo que retirar todo lo que pensaba porque os voy a explicar mi experiencia en Aquaterapia Spa Center, y como ha hecho cambiar mi visión acerca de los spas y balnearios.

Esa semana tenía fiesta en la agencia y decidí que iba a tomarme unos días de relax, pero de verdad, físicamente y mentalmente.

Así que como no soy muy de pensar qué hacer cuando tengo tiempo libre, fui a lo fácil: “San Google”, puse Relax en Salamanca, y lo primero que me salió fue Aquaterapia Spa Center.

Me llamó mucho la atención por todos los servicios que ofrecía, aún desconocer la mayoría de ellos.

Una frase de la web me llamó la atención: “¿Quieres evadirte del mundo y encontrar esa paz y relax que tanto necesitas?

¡Claro!

Claro que quería evadirme del mundo, del trabajo y toda la montaña de curro que había dejado atrás, así que pensé, ¿por qué no?

Voy a darme un capricho que me lo merezco, tengo la espalda tiesa de estar mil horas en la misma postura. Algo me harán las aguas termales, los chorros y todo lo que decía en la web.

Soy muy escéptica, así que nada más llegar aluciné porque me atendieron muy bien y me resolvieron muchas dudas, todas de novata puesto que no había pisado un spa en años.

Me lo explicaron todo tan bien, que me animé a hacerme un peeling después del circuito termal.

Nada más entrar sentí como si estuviera entrando en un templo, era tan aislado a todo lo que estaba acostumbrada a ver, tan relajante y paradisíaco que desconecté en cuestión de segundos.

Pero lo que más me calmó fue la piscina con sales de Epson, que como un analgésico, me produjo una profunda relajación física, nerviosa y mental.

Otra cosa que me dejó la piel muy tersa y muy limpia, fue la Sauna Finlandesa, que noté de inmediato una sorprendente conexión con la naturaleza, que me liberó de todas las tensiones que mi mente había acumulado durante meses.

Es algo que apunté al salir en mi lista de deseos: “Pedirle a los Reyes Magos una sauna de estas para el baño”.

Esto va a sonar a broma, pero no sé que aura había ahí dentro, pero cuando salí, la creatividad empezó a fluir abismalmente, unas ideas brutales que no se me ocurrirían ni en 3 años en la agencia.

Así que si eres creativo, apunta este spa como ritual de creatividad y belleza, porque flipas.

Pero lo que ya me dejó en la nube más alta del cielo, fue quedarme un buen rato en una sala de relax muy mona, que con una infusión sellaron mi paz por completo.

Quiero volver, no sé cuando pero quiero volver, ¿cómo fui tan boba de no ir antes?

A veces la gente no sabe lo que se pierde, y todo por no salir de lo típico, por incomodidad o pereza, y realmente fue una de las experiencia que espero repetir muy pronto.

Os advierto de una cosa, si lo probáis os hacéis adictos, que tampoco es malo pero avisados estáis.

Otro día os cuento los servicios que tienen, porque días más tardes probé un circuito oriental con un baño lácteo y un peeling corporal. Los efectos fueron como si hubiese dormido más de 20h, además de dejarme la piel muy tersa y renovada, tanto que se ha convertido en uno de mis rituales de belleza al mes en mi agenda.

Espero que os animéis a vivir ese momento de relax. Solos o acompañados, y disfrutad de esas horas con intensidad, que hay pocos momentos en el día que puedes hacerlo y realmente vale la pena.

Ya me comentaréis qué tal vuestra experiencia.

Hasta la próxima y recuerda que una mente en calma trae fuerza interior y confianza en uno mismo, así que resérvate una tarde, y date un capricho.

[Total:2    Promedio:5/5]

Dejar respuesta